FORMANDO UNA MINI ORQUESTA


¿Tienes que dar una clase para tus alumnos sobre los instrumentos musicales? No sabes con cuál empezar?
La pandereta es el instrumento musical clásico en los colegios de educación inicial, por su forma simple y por su fácil manipulación: simplemente se golpea con la mano o los dedos. Produce diferentes sonidos: por el choque entre el cascabel, y también al golpear la base.

Por sus sonidos atractivos, llama mucho la atención de los niños, por ello sirve al docente como un gran elemento auxiliar para sus actividades diarias. Todo esto, motivó a Kiddy’s House a contar con ella entre sus principales productos musicales.

Curiosidades sobre la Pandereta:

Aunque tiene su origen en la música popular folklórica, actualmente se emplea como acompañamiento en la orquesta sinfónica, al lado de los platillos, junto con los instrumentos de percusión. La pandereta, también es usada en la Tuna y sirve como acompañamiento en sus bailes. En castellano, solemos decirle pandereta, pero también es conocida como pandero.

Algunas de las formas cómo se conoce son:

En español: pandero, pandereta.
En inglés: timbrel.
En italiano: cemballo, tamburo bosco.
En portugués: pandeiro.

La pandereta en pre-escolar:

• El trabajo de la pandereta puede ser muy variado y no limitarse a hacerla sonar. Puede ser un trabajo muy completo si se explora con los niños todas las posibilidades que ésta nos ofrece.

• Teniendo en cuenta que ya a los 3 años, los niños tienen ya un mayor control de sus movimientos, siendo coordinados en su mayoría, por lo que ya podemos empezar a trabajar más con ejercicios de ritmo. La pandereta nos ayudará mucho en esta tarea, para que los niños salten a su compás.

• Luego que ya conozcan el uso de 3 ó 4 instrumentos adicionales, se puede empezar a formar una pequeña banda musical. Los juegos de tiempo y ritmo los entusiasmará mucho.

• Acompañar el toque de la pandereta con movimientos de su cuerpo: un salto, una vuelta, aplausos arriba, aplausos abajo, correr dando brincos.

• La pandereta puede ser también un gran acompañamiento en la producción de onomatopeyas, a la hora del cuentacuentos.