RODILLO DE ESTIMULACION: SUS BENEFICIOS Y CÓMO UTILIZARLO


Este material es una herramienta infaltable en la sala de estimulación temprana así como en los centros de rehabilitación y educación especial.

Para que el niño adquiera destrezas básicas como gatear, caminar, correr, es necesario que haya logrado el control de su propio cuerpo en el espacio, el equilibrio, y el control postural. El rodillo es un material beneficioso para desarrollar estas destrezas motoras especialmente en niños de 0 a 12 meses y quienes necesitan una adecuada intervención temprana.

Los ejercicios que realizamos con el rodillo permiten:

Desarrollar el sistema vestibular, el equilibrio y el control del movimiento.

El desarrollo del sistema vestibular se logra cuando el cuerpo de niño(a) está suspendido en el espacio a través del rodillo, el objetivo es que el bebé desarrolle el control de su propio cuerpo en movimiento y logre mantenerse en equilibrio.

Mejorar la fuerza y el tono muscular del abdomen y espalda.

Los movimientos del niño en el rodillo comprenden la acción de grupos musculares que mejorarán la fuerza y el tono muscular del abdomen y la espalda principalmente. Esto es más beneficios para los niños con hipotonía muscular. Entre los 4 y 6 meses, el niño se caracteriza por ser hipotónico, es necesario realizar ejercicios que permitan tonificar sus músculos, para así lograr un adecuado control postural, necesario para sentarse, ponerse de pie, etc.

Fortalecer el cuello y espalda.

En los tres primeros meses el niño debe lograr el control cefálico, en posición boca abajo, debe levantar la cabeza y mantenerse en esa posición, para ello necesitará fortalecer el cuello, la espalda y ayudarse con sus manitas. Podemos aprovechar el rodillo para realizar este tipo de ejercicios.

¿Cómo utilizar el rodillo de estimulación?

  • Acostar al bebé en posición boca abajo, sostenido por el tronco. Movilizar el rodillo de atrás hacia delante. Se recomienda una repetición de 10 intentos.
  • De la misma forma soltar el agarre del tronco del niño y ejercer el movimiento de atrás hacia delante pero guiado de las manitas del bebé.
  • Acostar al bebé de manera horizontal y con leves movimientos izquierda a derecha, mover el rodillo. Se recomienda una repetición de 10 intentos. :


Recomendaciones para Padres y educadores:

Procure que los productos de estimulación sean durables, seguros y que sean elaborados con material no tóxico, pues estarán en contacto constante con su bebé.