EQUILIBRIO EN LOS NIÑOS


            EQUILIBRIO EN LOS NIÑOS
Es la capacidad de orientar correctamente el cuerpo en el espacio (adquirir una postura adecuada) estando en movimiento o en reposo.

¿Qué es necesario para desarrollar el equilibrio?

Es importante lograr que el niño logre un adecuado conocimiento de su cuerpo (esquema corporal) y de las nociones espaciales, las cuales se iniciarán en relación al propio cuerpo, seguidamente en relación a los objetos, finalmente reconociendo y representándolas gráficamente.

¿Cuáles son los tipos de equilibrio?
  • Estático: Capacidad de mantener la posición del cuerpo estando en reposo, ya sea echado, sentado, parado u otros.
  • Dinámico: Capacidad de mantener la posición del cuerpo estando en movimiento (caminando, corriendo, bailando, etc).
  • Reequilibrio: Capacidad de recuperar la posición inicial del cuerpo después de realizar movimientos en el aire (saltar).
  • Equilibrio de Objetos: Capacidad de manejar o equilibrar objetos estáticos (cubos, conos, naipes, entre otros) o móviles (bicicleta, patines, etc).
¿Con qué sistemas se vincula el equilibrio?
  • S. Laberíntico: Capacidad de mantener la posición del cuerpo estando en reposo, ya sea echado, sentado, parado u otros.
  • S. de Sensaciones Placenteras: Capacidad de mantener la posición del cuerpo estando en movimiento (caminando, corriendo, bailando, etc).
  • S. Kinestésico: Capacidad de recuperar la posición inicial del cuerpo después de realizar movimientos en el aire (saltar).
  • S. de Sensaciones Visuales: Capacidad de manejar o equilibrar objetos estáticos (cubos, conos, naipes, entre otros) o móviles (bicicleta, patines, etc).
¿Qué es el vértigo?

Es una alteración del equilibrio que se presenta como una falsa sensación de giro o desplazamiento de la persona u objetos, conocido también como mareo.

Tanto el vértigo como los trastornos del equilibrio, siendo la otitis media o la migraña los más conocidos, alteran el adecuado proceso de adquisición del  equilibrio.

Afectando la construcción del esquema corporal y dificulta la correcta estructuración espacio-temporal.

Consejos para mejorar el equilibrio:

  • Trabajar los reflejos de equilibración.
  • Adaptar diferentes posiciones, disminuyendo la base de sustentación (espacio de apoyo): pararse con los pies juntos, de puntillas, con un pie.
  • Usar diferentes superficies de apoyo: pueden ser estáticos (una cuerda, un cubo, etc.) o móviles (un balancín, patines, etc).
  • Realizar reequilibrios: armar torres con cubos, conos, naipes, etc.
  • Llevar objetos en las manos de un punto a otro.
  • Caminar con una bolsa de arena en la cabeza.
  • Caminar sobre elementos con altura: bancas, muros, etc

Hazte Fan Siguenos Compartir Hazte Fan Siguenos

Lc. Esp. Juvitza Panez S.
Asesora Pedagógica