Problemas neurológicos en los niños


 Se considera que un niño tiene problemas de tipo neurológico cuando presenta algún trastorno en el sistema nervioso con exclusión de las alteraciones psiquiátricas, esto se refiere preferentemente a una afección en el nivel del sistema nervioso central, por ejemplo, una lesión medular o cerebral, si la parte afectada es un nervio, se denomina neuropatía periférica.

Entre las causas más comunes de los problemas neurológicos se encuentran:

Las congénitas, como la espina bífida.
Las infecciones, como la meningitis y la encefalitis.
Las traumáticas, como los accidentes cerebro-vasculares.
Las anóxicas, como el sufrimiento fetal.
Las neoplásicas, como los tumores cerebrales y cerebelosos.

Los síntomas neurológicos y la gravedad de los efectos que se presenten, dependerán del agente que ocasiona el problema, de los órganos o del sistema nervioso afectado y de la edad del paciente, por lo general el problema o la lesión no avanza una vez que se ha establecido, sino que es susceptible de una rehabilitación que puede mejorar las aptitudes del individuo, sin embargo existen algunas enfermedades neurológicas evolutivas, esto quiere decir que se va produciendo un agravamiento del estado previamente sano, como ocurre con las lesiones degenerativas.

El tipo de problema neurológico más frecuente es la lesión cerebral en sus diversos grados, desde la lesión cerebral mínima hasta la parálisis cerebral profunda, generalmente se origina por ausencia de oxigeno en las células cerebrales.

El aporte insuficiente de oxigeno durante el periodo comprendido entre la semana 20° de vida intrauterina y el 28 día después del nacimiento, se llama anoxia perinatal y provoca la muerte de dichas células cerebrales y las secuelas correspondientes, daño que se puede manifestar por medio de un fracaso escolar o hasta con una invalidez de una deficiencia mental grave.

Recomendaciones:

En algunos casos, ciertos trastornos de carácter de un niño como la inestabilidad, hiperactividad, agresividad, la falta de iniciativa o de responsabilidad en los comienzos de la edad escolar puede revelar una lesión neurológica establecida con anterioridad o en evolución, cuando se sospeche de la existencia de un problema neurológico en un niño, los padres o los tutores deben recurrir a un neuropediatra para que los evalué, los diagnostique y los trate adecuadamente.

La ayuda que requiere el niño es del especialista quien debe asistir al niño, revisarlo, realizarle análisis correspondientes para descartar alguna alteración.  

Por asesoría online, no se pueden diagnosticar ni recetar medicamentos para niños con problemas de cualquier tipo.