Juegos para bebés de 0 a 3 meses


En esta etapa, el niño está empezando a conocer su entorno y lo hará a través de sus sentidos. Los juegos y actividades de estimulación temprana deben estar orientados de acuerdo a los siguientes criterios:

  • Es necesario fortalecer los músculos del cuello del bebé y promover el control cefálico.
  • Desarrollar los sentidos del bebé (táctil, auditivo, visual, olfativo y gustativo).
  • En los tres primeros meses, el bebé puede ver los objetos a una distancia de 25 a 30 cm. aproximadamente y los colores contraste: blanco, negro y rojo son los que llaman más su atención.
  • Recuerde que en el recién nacido la atención es involuntaria, no lo fuerce a realizar los juegos.

Juego 1: Mira, mira bebé


Objetivo: Desarrollar el control cefálico.

Recursos:
   - Una sonaja o juguete con colores contraste rojo, blanco negro.

Procedimiento:
Con el niño acostado boca arriba, acercamos nuestro rostro y con tono de voz agudo le presentamos el juguete o sonaja, se lo acercamos a una distancia de 20 a 30 cm. de su rostro, luego lo animamos a girar la cabeza a ambos lados, procurando que realice seguimiento visual del juguete presentado. Tratamos de motivarlo diciéndole:

Mira, mira, bebé
este juguete para ti
mira como se mueve así
y ahora por aquí.

Beneficios:

Esta actividad permitirá fortalecer los músculos y tener mayor control al mover la cabeza.

 

Juego 2: Te toco la carita

Objetivo: Desarrollar el control cefálico.

Recursos:
   - Chupete o chupón de un biberón.

Procedimiento:
Tocar la mejilla de nuestro bebé suavemente con nuestros dedos hablándole cariñosamente, le podemos decir: ?Hola bebé ya estoy aquí, te toco la carita una y otra vez, que lindo eres bebé?.
Luego tocamos las comisuras de sus labios con el chupón para que el bebé pueda girar la cabeza en una respuesta de búsqueda del estímulo.

Beneficios:
Esta actividad es recomendada para bebés recién nacidos a un mes, permitirá fortalecer los músculos y tener mayor control al mover la cabeza, además de estimular el reflejo de succión.

 

Juego 3: Miramos arriba

Objetivo: Desarrollar el control cefálico.

Recursos:
   - Juguete de colores contraste (de preferencia que tenga colores rojo, blanco, negro).

Procedimiento:
Acueste al bebé boca abajo, procurando que sus brazos estén extendidos hacia adelante. Mostrarle un juguete llamativo para él, de colores contraste, anímelo a levantar la cabeza, sonríale y háblele cariñosamente cada vez que el niño levante un poco su cabeza, dígale: ?Muy bien lindo bebé, miras arriba, qué bien que lo haces?.

Beneficios:
Permite fortalecer los músculos del cuello y favorece el control cefálico.

 

Juego 4: Jugando con caricias

Objetivo: Desarrollar el área táctil.

Procedimiento:
Con el bebé en posición boca abajo, animarlo a levantar la cabeza y los hombros apoyándose en sus antebrazos, luego lo acariciamos en las distintas partes del cuerpo, en la espalda, la nuca y luego en las piernas mientras le decimos:

Esta es tu espaldita,
la acaricio con amor
y éstas tus piernitas
que lindas que son.

Podemos cambiar el poema nombrando otras partes del cuerpo.

Beneficios:
Además de favorecer el control cefálico, esta actividad permite, a través de las caricias, que el bebé sea consciente de las partes de su cuerpo. Las caricias de los padres favorecen el desarrollo cognitivo del bebé y permiten fortalecer el vínculo afectivo entre ambos.

 

Juego 5: Jugamos con las tarjetas

Objetivo: Estimular el seguimiento visual de los objetos.

Recursos:
   - Tarjetas de 25 x 25 cm. con líneas negras en los contornos en fondo blanco.

Procedimiento:
Presentar la tarjeta al bebé a una distancia de 20 a 25 cm. de su rostro, luego que el bebé haya focalizado el objeto, moverlo de tal manera que realice el seguimiento visual en 90º (esto durante el primer mes). Movemos la tarjeta lentamente en trayectoria a la vez que le decimos Mira que tenemos aquí, lo miramos por la derecha y ahora por la izquierda.

Beneficios:
Actividad recomendada para bebés recién nacidos, las formas y los colores utilizados ayudan para que el bebé reaccione frente diseños luminosos y oscuros estimulando la atención, fijación y seguimiento del objeto.

 

Juego 6: Mi primer globito

Objetivo: Estimular el seguimiento visual de los objetos.

Recursos:
   - Un globo plateado.

Procedimiento:
Utilizando un tono de voz agudo presentamos al bebé el globo a la vez que le decimos:

?Que lindo globito,
mira como se mueve
brilla, brilla mi globo?

Luego lo movemos lentamente para que el bebé realice el seguimiento visual del globo.

Beneficios:
En el primer trimestre al bebé le llama la atención los colores contraste y brillantes (rojo, blanco y negro). Este juego favorece la atención y permite desarrollar la visión.

 

Juego 7: El muñequito Crispín

Objetivo: Estimular el área visual.

Recursos:
   - Una tarjeta de 25 x 25 cm con el dibujo de la cara de un muñeco.

Procedimiento:
En la cartulina realice el dibujo de un muñeco, hágalo lo más sencillo posible, utilizando líneas o círculos bien definidos y colores rojo, negro sobre fondo blanco. Luego muéstreselo a su bebé, motívelo para que lo observe y lo siga visualmente; procure desplazarlo lentamente de izquierda a derecha y dígale con tono de voz agudo:

Mira bebé, este es el muñequito Crispín, se mueve así, mira esta aquí

Beneficios:
Esta es una actividad que gustará mucho al bebé, pues empezará el reconocimiento de figuras humanas.

 

Juego 8: Te toco la nariz

Objetivo: Estimular el área visual.

Recursos:
   - Cinta delgada de color rojo.

Procedimiento:
Atarnos una cinta de color en el dedo índice y se lo acercamos al bebé en línea recta hasta tocar la nariz y después lo alejamos despacio hasta una distancia de 30 cm. Podemos decirle previamente para motivarlo y muy cariñosamente: ?mira bebé el color rojo, te toco la nariz ¡y ahora está lejos de ti!?

Beneficios:
Esta actividad es recomendado para bebés de 3 meses, favorece su coordinación ocular al ver cerca y lejos el objeto, tenga presente que la distancia a la que el bebé observa es aproximadamente de unos 20 a 30 cm.

 

Juego 9: Encontramos cascabeles

Objetivo: Estimular la capacidad auditiva.

Recursos:
   - 1 pulsera de cascabeles.

Procedimiento:
Realizar una pulsera de cascabeles y colocarla en la muñeca de una mano del bebé, de tal forma que cuando mueva las manos, escuche el ruido y lo busque.

Beneficios:
Esta actividad estimula a que el bebé además de escuchar, y además ubicar de dónde proviene la fuente sonora, además estimula su coordinación ojo-mano.

 

Juego 10: Cariños y caricias

Objetivo: Estimular el contacto corporal con el bebé.

Procedimiento:
Acariciar al bebé cuando está desnudo, de forma suave y cariñosa, por todas partes del cuerpo, puede decirle: ?Hola bebé, te toco la carita, tan tierna y bonita y ahora tu naricita muy suavecita??Así continuar con las diferentes partes del cuerpo. Es importante mantener el contacto visual con el bebé.

Beneficios:
Las caricias y masajes permiten que el niño tenga gran cantidad de información sensorial, además de ser un excelente sistema de comunicación entre la madre y el niño.

 

Juego 11: Mis texturas

Objetivo: Estimular el área táctil.

Recursos:
   - Telas o diversos tipos de textura (liso, suave, áspero).

Procedimiento:
Pasar las texturas por las distintas partes del cuerpo, principalmente por la zona alrededor de los labios, las yemas de los dedos, la palma y el dorso de las manos, luego, las plantas de los pies y la columna vertebral. Procure hacerlo muy suavemente y con cuidado. Háblele cariñosamente mientras lo hace nombrando cada parte del cuerpo.

Beneficios:
Se desarrolla la capacidad táctil, ya que la piel posee gran cantidad de terminaciones nerviosas, especialmente en las zonas de los dedos en las manos y pies y el contorno de los labios. El material utilizado debe estar completamente limpio.

 

Juego 12: Cepillito, cepillín

Objetivo: Estimular el área táctil.

Recursos:
   - Un cepillo suave o brocha de cerdas finas.

Procedimiento:
Pasar los dedos y el dorso de las manos del bebé con el cepillo; podemos decirle:

cepillo, cepillín, lo pasamos por aquí,
en tus deditos ahora,
muy suavecito así.

Luego hacer lo mismo por las diferentes partes de cuerpo.

Beneficios:
Pasar el cepillo u otra textura por las manos del bebé, permite recibir gran cantidad de información sensorial y además ayuda a que el niño pueda abrir las manitos para empezar a coger objetos.