ENSEÑARLES A DEJAR LOS PAÑALES


            CUANDO Y COMO ENSEÑARLES A DEJAR LOS PAÑALES
Dejar el pañal significa un logro más en el desarrollo del niño, en su autonomía y madurez socio-emocional, necesita sentirse capaz y ser más conciente del funcionamiento de su propio cuerpo, por otro lado, el pañal ha permitido que el niño se mueva con toda libertad sin necesidad de desprenderse de “partes suyas”, ahora aprenderá a aceptar la separación y requerirá tanto de madurez biológica como emocional.

Por ello, es importante que los padres sepan cual es el momento adecuado para enseñarle a dejar el pañal y cómo manejar esta etapa de tal manera que estos cambios no resulten violentos ni conflictivos.

A nivel neurológico es necesario que haya alcanzado la suficiente madurez, esto es que esté listo para controlar su impulso de tener que orinar y dar un significado a las señales que le envía su cuerpo, esto es aproximadamente entre los 18 meses y 2 años y medio, la edad puede variar ya que cada niño tiene sus propias características biológicas y psicológicas.

Existen algunas señales que nos pueden indicar que ya es hora que el niño aprenda a dejar los pañales:
  1. Cuando él ya pueda distinguir si el pañal está mojado o sucio.
  2. Cuando expresa que tiene que orinar o defecar con alguna palabra o acción como agarrarse el pañal moverse, gestos en su rostro, etc.
  3. Puede caminar sin ayuda.
  4. Muestra interés en el uso del baño o el bacín, imita a los adultos.
    cada etapa del entrenamiento es importante felicitar al ni ño por cada logro. Dígale “muy bien”, abrácelo, bríndele aplausos, de esta manera el niño se sentirá contento, y aprenderá con mayor facilidad.
Una manera eficaz para saber si es el momento de iniciar el entrenamiento para dejar los pañales es el siguiente:

Déle a su niño a beber leche, jugos o algún tipo de liquido, observe luego de 2 horas aproximadamente, si su niño hace un gesto, esto es moverse como bailando, agarrarse el pañal, etc., esto quiere decir que el niño ya es conciente del cambio que se produce en su cuerpo y que ya tiene control del mismo y de sus funciones, el niño que aún no puede controlar sus esfínteres no dará señal alguna, no se aguantará, simplemente mojará o ensuciará el pañal de manera natural, sin darnos cuenta y sin contenerse. No debemos olvidar que el niño aprenderá a controlar sus esfínteres pasando por las siguientes etapas:

- Primera etapa: El niño comunica que está mojado cuando ya lo ha hecho.
- Segunda etapa: Comunica en el preciso momento que se está haciendo.
- Tercera etapa: Avisa que se está por hacer.

Si el niño está pasando por la primera etapa, es decir, avisa cuando ya está mojado, cámbielo y felicítelo por avisar, muéstrele como se tira el pañal sucio; enséñele el bacín o baño, explíquele para qué sirve y cómo se usa. Cuando usted observe que su niño está dando señales que quiere ir al baño o que se está haciendo, enséñele que debe avisar diciendo “baño” o “bacín” o alguna palabra clave, luego cámbielo.

Posteriormente el niño podrá avisar en el preciso momento en que se está haciendo, felicítelo pues es su primer logro en su entrenamiento. Ahora hay que explicarle que tiene que comunicar cuando siente “deseos” de orinar o defecar, es decir que avise con anticipación.

Poco a poco, el niño tendrá mayor control de sus esfínteres, debe observar si el niño ya es capaz de retener, si ya tiene más control de las funciones de su cuerpo, haga que use regularmente el baño o bacín de tal manera que luego lo pida, es importante que los padres observen en qué horario el niño acostumbra evacuar y llevarlo al baño en ese horario. Hágale recordar siempre que debe avisar cuando empiece a reconocer las señales que le envía su cuerpo, las que le comunican los deseos de ir al baño, una buena idea, es hacer uso de títeres o muñecos y enseñarle cómo se empiezan a producir dichas sensaciones y cómo debe actuar ante ello.

Algunas recomendaciones:
  • En cada etapa del entrenamiento es importante felicitar al niño por cada logro. Dígale “muy bien”, abrácelo, bríndele aplausos, de esta manera el niño se sentirá contento, y aprenderá con mayor facilidad.
  • No le grite, no lo “avergüence” , recuerde que no es que él no quiera avisar, sino que aún no puede controlar su cuerpo por completo, aún le cuesta calcular el momento en que debe ir al baño, está aprendiendo a contenerse.
  • En esta etapa es mejor que el niño utilice ropas ligeras, que pueda bajarse y subirse los pantalones fácilmente.
  • El niño requiere de su apoyo, no lo apure, este aprendizaje es un proceso lento, así como aprendió a caminar ahora aprenderá a controlar esfínteres, necesita de mucha paciencia y sobre todo mucho amor.
Hazte Fan Siguenos Compartir Hazte Fan Siguenos