EVOLUCION DE LAS HABILIDADES MOTORAS


            LA EVOLUCION DE LAS HABILIDADES MOTORAS EN LOS NIÑOS
¿Qué habilidades debe desarrollar mi niño en sus tres primeros años? ¿Se está desarrollando adecuadamente? En los tres primeros años el niño debe lograr destrezas motoras según su etapa de desarrollo, cada una de estas habilidades es la base para el desarrollo de otras más complejas.

En los controles médicos del bebé se evalúa este proceso y se busca que los padres lo estimulen adecuadamente ya que de ello dependerá su bienestar físico, intelectual y emocional. Estas son las habilidades motoras que los niños y niñas deben lograr:

Control de cabeza

Al nacer, en su mayoría los bebés pueden voltear su cabeza de un lado a otro, mientras estén recostados sobre su espalda. Si están recostados sobre su pecho, podrá ser capaz de alzar su cabeza lo suficiente para girarla. En los dos y tres meses cada vez levantan más su cabeza. A los 4 meses de edad, casi todos los bebés pueden sostener su cabeza mientras se los mantiene en una posición de sentado.

Control de la mano

Los bebés nacen con un reflejo de prensión, si tocamos la palma de su mano, esta se cierra con fuerza. Aproximadamente a los tres meses, los bebés pueden asir objetos como su sonaja pero difícilmente toma objetos pequeños. Después logra asir objetos con una mano y pasarlos a la otra y posteriormente sostienen objetos pequeños pero sin levantarlos. Entre los 7 y 11 meses sus manos logran coordinar lo suficiente para levantar un objeto pequeño y al año de edad o en los meses siguientes el bebé promedio logra construir una torre de dos cubos.

Locomoción

A partir de los tres meses el bebé empieza a rodarse deliberadamente, primero del frente a la espalda y luego de la espalda hacia el frente. Un bebé promedio logra sentarse sin apoyo a los 6 meses y puede sentarse sin ayuda aproximadamente a los ocho meses. Entre los seis y diez meses, el bebé empieza a desplazarse solo, ya sea arrastrándose o gateando. Este logro de la locomoción independiente tiene impresionantes efectos cognoscitivos y psicosociales.

Al sostenerse de una mano o de un mueble, el bebé logra mantenerse de pie a los diez meses y al año puede estar de pie solo. El desarrollo de estos aspectos conduce al principal logro motor de la infancia: caminar.

                     
  
                     

Durante el segundo año, los niños empiezan a subir una escalera completa, primero poniendo un pie tras otro y luego alternando los dos pies. Bajar una escalera es el logro que se da más tarde. En su segundo año, los niños corren y saltan. A los tres años y medio la mayoría de los niños puede mantenerse en un pie y logran saltar.

Habilidades motoras como caminar sobre una línea recta y saltar a una distancia corta, dar saltos en un solo pie o correr se construyen sobre los logros de la infancia y la etapa de los primeros pasos. Conforme el cuerpo de los niños cambia, permitiéndoles hacer más cosas ellos van integrando cada habilidad nueva a aquellas adquiridas previamente, obteniendo cada vez capacidades más complejas.

Las facultades motoras gruesas, desarrolladas durante la niñez temprana son la base para los deportes, el baile y otras actividades de la niñez intermedia y que continúa durante toda la vida.

Los avances de las habilidades motoras finas, permiten que los niños puedan hacer actividades cotidianas como comer con un cubierto, utilizar el baño por sí mismos, dibujar un círculo y hacer dibujos.

Hazte Fan Siguenos Compartir Hazte Fan Siguenos