ESTIMULACION TEMPRANA


Siguiendo las diferentes generalizaciones motrices de Khepart, revisaremos a continuación la estimulación táctil. Este autor sostiene, con muchos argumentos y resultados, que "el aprendizaje motor es la base de todo aprendizaje". Plantea una serie de elementos del aprendizaje motor, los cuales deben desarrollarse en los primeros años, el primero de ellos es la estimulación vestibular, de la cual hablamos en el artículo anterior, el segundo es el tacto.

Las generalizaciones motrices consisten en una serie de capacidades las cuales el niño va adquiriendo y madurando progresivamente conforme crece y se desarrolla. Estas permiten que se integren a través del movimiento otras capacidades humanas como el lenguaje, el conocimiento, la socio-afectividad entre otras. Dicho de otra manera, el movimiento es el motor de los otros aprendizajes. El niño que no se mueve, no pone en marcha la maquinaria de aprender, pues su cuerpo es el puente entre el mundo y lo que el niño conocerá de este. La manera en la que utilice el cuerpo con respecto al mundo le permitirá asimilarlo progresivamente y llegar a desempeñarse en este.

Por ello debe promoverse el movimiento del niño pequeño, pues por medio de su cuerpo, ensaya leyes, abstrae nociones, ejercita sus ideas, comprueba principios y experimenta sus necesidades. El caerse, golpearse, lastimarse, ensuciarse etc, son maneras en las que los niños más osados han aprendido del entorno en el que se mueven.

Precisamente, con esta introducción analizaremos la estimulación táctil. El sentido del tacto desde el punto de vista psicológico, es "específicamente humano, pues la mano trabaja y percibe y lo distingue todo por su carácter activo" la palpación es la acción dirigida y consciente para el conocimiento activo del objeto? , por medio del tacto el niño aprende a darle un nuevo significado de los objetos que ve y escucha pues por medio de este sentido, el niño los analiza e interpreta, adquiriendo conocimientos valiosos de las propiedades esenciales del mundo material.

El sentido del tacto se encuentra orgánicamente ubicado, en los receptores que se hallan distribuidos en los músculos, ligamentos y cápsulas articulares, estos son los corpúsculos de Pacini y músculos fusiformes. En el niño las estructuras nerviosas capaces de enviar señales al cerebro sobre los distintos estímulos táctiles están formadas a las 24 semanas de gestación y el cerebro del feto responde al tacto a la semana 26 . Una forma de comprobar esta afirmación son las distintas ecografías e imágenes que muestran a fetos chupándose el dedo.

Khepart insiste que el déficit en las destrezas manipulativas impide al niño cobrar conciencia de objetos, formas, texturas, etc. Estas destrezas se inician desde la presión refleja del niño pequeño hasta la presa voluntaria.

Sin embargo, si la mano es el principal decodificador táctil, no es menos importante que el resto de este sentido distribuido en todo el cuerpo a través de su órgano más grande: la piel. Para ello nos valdremos de una serie de actividades las cuales tendrán inicio desde la gestación.

1. EN EL VIENTRE.

El bebé es muy sensible a la estimulación táctil, y reacciona mejor a partir de la semana 30. Recomendamos las siguientes acciones las cuales para observar su efecto sobre el bebé deben repetirse al menos diariamente por 7 minutos o más durante dos semanas, a la misma hora.

  • Presionar suavemente hundiendo toda la palma a lo largo y ancho del vientre materno.
  • Presionar suavemente hundiendo los dedos a lo largo y ancho del vientre materno.
  • Presionar rítmicamente el abdomen materno hundiendo el pulgar a lo largo y ancho del vientre materno. Cambiar el ritmo de la presión volviéndolo más rápido o más lento.
  • Hundir toda la mano en un lugar específico del vientre materno y esperar la reacción del bebé.

2. LUEGO DE NACIDO AL BEBE

  • De 0 a 6 meses.
    • En cada cambio de pañal con un masaje de toda la mano, recorrer las diferentes extremidades desde el tronco hacia el final de las mismas. Ir nombrando la extremidad estimulada. "ahora te estoy tocando tu brazo, tu brazo es menos largo que la pierna y sirve para que alcances cosas con las manos".
    • Realizando el mismo movimiento, masajear con un suave tecleo de los dedos.
    • Continuar el mismo movimiento, masajear con un suave pellizco entre pulgar e índice.
    • Ahora se separará el segmento y se aplicará distintos masajes para cada uno. Por ejemplo del hombro al codo se masajeara con toda la mano, del codo a la muñeca se masajeará tecleando finalmente en la mano se masajeará con suaves pellizcos.
    • Aplicar masajes con diferentes texturas. Pueden usarse: algodón, esponja dura, un bolillo de madera (de los de extender masa de galletas), un paño de lavar platos, y usarlos para masajear el cuerpo.
       
  • De 0 a 6 meses. Durante el baño aplicar estos ejercicios.
    • Paralelamente a los masajes, independizar los segmentos del cuerpo, separándolos paulatinamente, por ejemplo movemos todo el brazo arriba y abajo o en forma circular separándolo del tronco. Movemos del codo a la mano de la misma manera, separándolo del brazo, movemos desde la muñeca la mano independizándola del antebrazo y movemos uno a uno los dedos mientras los nombramos (meñique, anular, medio, índice y pulgar) separándolos de la mano.
       
  • De 7 meses a 1 año.
    • Hundir las manos del bebé y si es posible el resto del cuerpo en recipientes con arroz crudo, espuma flex, piscina de pelotas, etc.
    • Masajear al bebé usando pelotas diferentes: pin pon, tenis, golf, de goma, anti estrés, etc.
    • Practicar baños de texturas por ejemplo en gelatina, fideos, aguacate y otros.
    • Ensayar otras formas de masajear: amasado, usando toda la mano como si se amasara pan, vibración donde además de hundir la mano se realiza un suave movimiento vibratorio, palma posterior, donde se hunde la parte posterior de la palma y se mueve esta de forma circular en el lugar hundido.
    • Practicar la manteada. Esta consiste en acostar al bebé en una cobija que es sostenida por la madre en un extremo y por el padre en el otro y hacerle rodar de un lado al otro cuando los padres suben un extremo de la manta y bajan el otro, volviendo a realizar este movimiento para que ruede en otro sentido.
    • Usar otras texturas para masajear y para que el niño las explore con sus manos: Foami, Foami irregular, lija suave, paño, seda, corosil, etc.
       
  • Recuerda:
    • No olvidar hablar permanentemente al bebé mientras se estimula, nombrando los lugares que son tocados y cantándole permanentemente.

Estos ejercicios pueden usarlos con niños más grandes y adecuarlos según su necesidad.
En la siguiente oportunidad se mencionará otra generalización motriz. Esperamos que estas acciones las disfruten tanto como sus niños lo harán.

Mgst. Ximena Vélez Calvo.
Educadora Preescolar y Especial
Licenciada en Lengua Inglesa
Magíster en Educación Parvularia.
Asesora académica del Portal Cosas de la Infancia

Fuente:
1. Rubinstein, S.L. "Principios de Psicología General", Grijalbo, México, 1969, P. 235
2. Vélez, Ximena, Rodríguez, Liliana. "Manual de Estimulación en Útero dirigido a gestantes"
    UDA, 2005, P. 16.
3. Enciclopedia de la Vida, Bruguera, 1985.